Cuatro Platos Clásicos para Combinar con un Buen Vino

Recomendados de los chefs mendocinos Nicolás Bedorrou, Pablo Ranea, Patricia Suárez Roggerone y Gerardo Domínguez.

 


¿Qué cocinamos hoy?”, seguramente se encuentra entre las preguntas que más se han realizado en la historia de la humanidad y que se seguirán haciendo. Día a día nos enfrentamos al desafío de renovarnos con una nueva propuesta gastronómica para algún ser querido o simplemente para nosotros mismos, eso sí, siempre acompañado por un buen vino que se convierta en el maridaje ideal.

Nuevos ingredientes, otras combinaciones, condimentos nunca antes utilizados, entre otros, pueden ser nuestros mejores aliados a la hora de encender el fuego. Pero la respuesta también puede estar en los clásicos y más si tienen un toque argentino que los convierta en una alternativa irresistible.

Esta vez, de la mano de cuatro destacados cocineros mendocinos decidimos volver a las fuentes y buscar alternativas típicas con una impronta bien nacional. Así, Nicolás Bedorrou, Pablo Ranea, Patricia Suárez Roggerone y Gerardo Domínguez nos presentan sus delicias acompañadas por un vino a elección del chef.

Arañita: el preferido para la parrilla
Si en Mendoza decimos el nombre de Nicolás Bedorrou a nuestra mente viene automáticamente la comida a las brasas. El chef eligió para su receta el que considera que es uno de los cortes más ricos para comer a la parrilla, y así nos presentó su “Arañita a la parrilla con espárragos y alcauciles con pesto de cilantro”.

Este corte -por cierto, nada sencillo de conseguir ya que viene solo uno en cada media res- es uno de los preferidos de los carniceros y se encuentra “escondido” detrás de la cadera de la vaca. Se trata de una pieza muy sabrosa por la grasa intramuscular o infiltrada que la convierten en una opción ideal para cocinar al calor de las brasas.
De apenas 100 gramos en su composición es similar a la que presenta la entraña, aunque es menos fibrosa y sin la membrana. Y, como prácticamente no hace esfuerzo, es un músculo sumamente tierno. Uno de los secretos del cocinero es que al momento de la cocción la arañita esté a temperatura ambiente.

En cuanto a las verduras que acompañan este corte Bedorrou hizo una distinción entre ellos. Si bien los espárragos y los alcauciles coinciden en que son dos vegetales abundantes en esta estación presentan modos de cocción distintos: mientras los primeros pueden ser cocinados directamente en el fuego, los segundos necesitan una cocción previa para ablandar su corazón.

La recomendación para maridar esta carne asada es un Malbec, que como todos los tintos acompaña muy bien este tipo de platos, pero que además se puede combinar a la perfección con las verduras asadas.

FUENTE LOS ANDES

Compartilo: