Bonarda, La Moda que tratan de imponer Privados y Estado

Productores de uvas, bodegueros, gastronómicos y comerciantes se reunieron para avanzar en un plan común.

 


El impulso que desde el seno familiar de los argentinos en tiempo de pandemia se le dio al consumo de vinos en 2020 y favoreció a variedades como la Bonarda fue la piedra angular para que se produjera la primera reunión plenaria entre Estado y sector privado con el fin de imponer una moda.

Una tendencia de consumo que viene a conformar a los gustos que buscan nuevos productos, tanto en el plano internacional como nacional y local, y que requiere del esfuerzo gubernamental, de quienes producen uvas de la variedad y del sector comercial que tiene a mano caldos vínicos a una excelente relación precio calidad.

La experiencia de estudio y debate se desarrolló en el Templo del Vino Bonarda en el Centro de Congresos Francisco del departamento de General San Martín, donde se concretó el Primer Encuentro de Promoción y Vinculación de Bodegas y Puntos de Venta del Plan Bonarda cuya iniciativa provino del mismo intendente Raúl Rufeil y del presidente del HCD departamental, Daniel Llaver.

Marcela Mitchell, sommelier y comercial de Bodega Los Haroldos, coincidió que Bonarda “es un varietal que hay que ponerlo en valor, que aunque tiene un camino largo por recorrer fuera del país tienen su poder aunque muchos no lo creen. Bonarda argentina en el exterior está muy bien considerado”, marcó.
La representante de la bodega de San Martín asistió con el fin de conocer actores del sector gastronómico: “Es muy importante que todos los bodegueros tengan la oportunidad de conocer directamente a quienes comercializan nuestros vinos en San Martín. Y debemos aprovechar que gracias a la pandemia muchos se acercaron a conocer el mundo del vino y entendemos que la tendencia es ir por un vino joven y los vinos Bonarda pueden aprovechar eso que en el exterior se evidencia ya que es considerado casi a la misma altura que el Malbec”.

“Eso es algo que nosotros no nos lo creemos aún. Por eso es importante tratar de captar a los nuevos consumidores, no solamente a los jóvenes que se inician en el mundo del vino sino también a quienes estaban acostumbrados a un tipo de vino y hoy están buscando algo distinto que se los puede dar la variedad Bonarda, con vino que, por ejemplo, esté gasificado”.

Hugo Zamora, reconocido enólogo mendocino, recordó que “hace una buena cantidad de años que venimos trabajando con el Plan Bonarda. Una idea que nació hace muchos años y que tuvo la intención de darle mayor atención a la variedad Bonarda, ya que hasta ese momento era casi mirada por encima del hombro”.

El experto hacedor de vinos argentinos contó que “quienes se dieron cuenta de su valor fueron los importadores ingleses que estaban ávidos de cosas nuevas. En la década del ´90 cuando enviábamos mucho vino a Europa vimos que los consumidores buscaban vinos nuevos como los Sangiovese, Bonarda, Barbera, y fue cuando tímidamente aparecía el Malbec. Por esa razón se nos despertó la curiosidad de hacer algo distinto con la variedad Bonarda”.

“Por eso muchas veces los enólogos decíamos que bonardeábamos a los vinos porque se ajustaba mucho a los requerimientos, por ejemplo, de bajar los taninos jóvenes de los Cabernet Sauvignon y eran suavizados por la ternura del Bonarda. Fue ahí que comenzamos a buscar mejores lugares para implantar cepas de uvas Bonarda. Y esa búsqueda resultó en vinificaciones diferentes y ahora seguimos en la senda de descubrirlo bien para ponerlo de moda y los medios son fundamentales para que el mensaje del bodeguero llegue bien a los consumidores”, resaltó.

Daniel Llaver, hijo del exgobernador Santiago Felipe Llaver, ponderó la cantidad de bodegas presentes “que manejan buena parte del mercado nacional de vinos Bonarda”. También la de “los pequeños productores que se están preocupando por sus emprendimientos y ahora buscan, como aquí, conocer a los referentes departamentales gastronómicos y de los distintos puntos de venta”.

“La idea es seguir vinculando a quien producen vinos Bonarda con quienes los comercializan y además que todos los vecinos de San Martín sientan orgullo de pertenecer al departamento que más uvas y vinos de la variedad produce en el mundo. Por eso ya hemos avanzado en algunas iniciativas de reducción impositiva que se irán ampliando con el fin de que los comerciantes que vendan Bonarda sientan que tienen beneficios por hacerlo. También con nuevas acciones de promoción para que se produzca más y se venda más con el objetivo de beneficiar económicamente a la sociedad de San Martín”, explicó.
FUENTE EL CIUDADANO

Compartilo: