Vinos argentinos, cada vez más sustentables: ¿cómo se elaboran?

El sector vitivinícola está cada vez más enfocado en avanzar hacia una industria más sustentable.

 

Y la Argentina no es ajena a esta tendencia: de hecho, hace una década se creó la Comisión de Sustentabilidad de Bodegas de Argentina, para luego generar el Protocolo de Autoevaluación de Sustentabilidad, el cual permitió crear las bases para obtener la certificación.

En este contexto, Terrazas de los Andes incorporó a comienzos de año cuatro de sus viñedos a esta misma certificación, de modo que en la actualidad el 100% de las hectáreas que tiene la bodega son sustentables. Además, unas 160 hectáreas son orgánicas, una cifra que se irá ampliando en los próximos años.

¿Qué implica ser sustentables en la industria vitivinícola? «La bodega adhirió al protocolo de sustentabilidad de Bodegas de Argentina, el cual está inspirado en el Napa Green que es el protocolo de sustentabilidad de California. Este protocolo aborda la producción de un viñedo teniendo en cuenta muchos aspectos, no solo los técnicos. Además de considerar la calidad de la uva y la vida del viñedo, contempla a las personas que trabajan en el viñedo, ya sean empleados o parte de la comunidad. Respecto al uso de agroquímicos o fertilizantes, da desde pautas básicas de uso hasta el no uso de los mismos, inculcando un uso racional y controlado que busca la optimización de los tratamientos», explicó a Vinos & Bodegas Gonzalo Carrasco, enólogo senior de Terrazas de los Andes.

Gonzalo Carrasco, enólogo senior de bodega Terrazas de los Andes
Así, como parte de los protocolos, la bodega avanzó en una serie de medidas que permitieron que en la actualidad el 50% de los viñedos de Terrazas de los Andes cultivan sin herbicidas, y el objetivo de la bodega es estar 100% libres de herbicidas en los próximos tres años.

«Recién en el 2028 tendremos 100% de los viñedos con certificación orgánica. Algunos de ellos entrarán en transición orgánica en el 2025 obteniendo finalmente la certificación en el 2028», amplió Carrasco, quien aseguró que «la certificación orgánica es una prolongación de nuestra certificación de sustentabilidad que refleja nuestra filosofía de trabajo respetuoso con el medio ambiente (reduciendo la cantidad de herbicidas, cuidando el agua, etc.) que es una convicción en la que priorizamos el impacto en nuestro medio ambiente pudiendo a futuro verse reflejada en nuestros productos».

Viñedos sustentables, impacto positivo
¿Qué impacto positivo han notado en el equilibrio de los viñedos y en la calidad final de los vinos? Ante la consulta de Vinos & Bodegas, el enólogo destacó que «la calidad de los vinos no es el único objetivo en este camino, sino que es el compromiso de hacer lo mejor por el medio ambiente el principal motivador».

El 100% de los viñedos de Terrazas de los Andes ya son sustentables
¿Y cuáles son los desafíos de tener viñedos libres de pesticidas o agroquímicos a nivel agronómico? ¿Cuánto más trabajo implica? Frente a este consulta, Carrasco aseguró que «el costo es aproximadamente un 20% más alto que un viñedo estándar, y a esto hay que sumarle una posible disminución en la producción. Además, requiere bastante más trabajo, sin duda. Hay que estar muy atento a la manipulación de productos autorizados: regulando muy bien las máquinas, evitando la deriva de producto».

Sin embargo, recalcó que «el beneficio es enorme si consideramos que estamos aportando y devolviendo la vida al suelo, fomentando la biodiversidad y disminuyendo al mínimo el impacto de la actividad en el entorno».
FUENTE IPROFESIONAL

Compartilo: