El International Wine & Spirit Competition

El International Wine & Spirit Competition le puso medalla de oro a un vino del valle del río Negro.

 


El Viñalba Reserve Patagonia Malbec, que se elabora en la bodega Infinitus de Roca, obtuvo 95 puntos en este concurso que se realiza en el Reino Unido.

Desde los mejores viñedos de las zonas de Allen, Roca, Mainqué y Valle Medio son extraídas las uvas con las que se elabora el vino que obtuvo una medalla de oro (95 pts). En esta oportunidad hace unos días el vino Viñalba Reserve Patagonia Malbec obtuvo el mayor galardón en el International Wine & Spirit Competition (IWSC) en Londres.

El IWSC tiene la particularidad que la degustación se hace por paneles de degustadores expertos y todas las muestras se prueban a ciegas. El Viñalba Reserve Patagonia Malbec es un vino que no se comercializa en Argentina, solo es para exportación y el 95% aproximadamente se vende en el Reino Unido. «También es destacable que de las 14 medallas de oro que obtuvieron los vinos argentinos, 6 fueron de nuestra firma», aseguró Mario Lascano, licenciado en Enología.

La competencia de los vinos, a nivel mundial es algo que se realiza comúnmente. “Nuestra bodega es netamente exportadora ya que más del 85% se exporta, por lo tanto, los concursos son habituales para hacer llegar nuestros vinos a todo el mundo», aseveró Lascano.

Si bien no es la primera vez que los vinos argentinos obtienen premios internacionales, esta bodega se ha convertido en una de las más notorias y renombradas en Argentina. «Esta vez tuvimos mucha repercusión ya que nuestra bodega fue la que más medallas de oro recibió, de la argentina, y nosotros sacamos el único oro de Patagonia», acota Lascano, además hace mención de varios premios anteriores de este tipo de concurso y en otros como Decanter, Tim Adkins, James Suckling, Argentina Wine Awards, Descorchados, entre otros.

El vino ganador

La línea Viñalba Reserve Patagonia es una línea elaborada casi exclusivamente para el público británico. Son vinos de alta concentración, jóvenes, frescos, frutados con una sutil crianza en roble, para que este acompañe al vino y respete la fruta del varietal.

Lascano explica que en la empresa no utilizan el concepto de viñedo único, sino que aprovechan las cualidades de los distintos viñedos de las distintas zonas: Allen, Roca, Mainqué y el resto del Valle Medio, donde cada uno aporta características y cualidades. Luego se procede a elaborar los cortes en conjunto con los otros enólogos y determinan cual es el que más asombra al paladar. «La última palabra es de Herve Fabre y su esposa, expertos degustadores, que conocen a la perfección los mercados donde van las distintas líneas de vinos».

Elaboración de los vinos

En la elaboración de los vinos, primero se determina cual es la etapa óptima de cosecha de las uvas, algo fundamental. Una tarea que se realiza meticulosamente, porque en su etapa de madurez, la misma se da en lapsos de tiempos muy cortitos. «Periódicamente se toman muestras donde a las uvas se le realizan análisis químicos, además de la degustación de las uvas para poder determinar el punto óptimo de cosecha», indica Lascano.

En este caso donde disponen viñedos en distintas zonas del Alto Valle y Valle Medio, la cosecha se presenta de manera diferente, por lo tanto la organización logística es fundamental para un resultado prolijo y sin inconvenientes. Una vez determinado el punto de cosecha de la forma más rápida y limpia posible, las uvas llegan a la bodega para una selección manual de los mejores racimos y luego una selección de granos -de grano por grano- desechando aquellos que no estén en óptimas condiciones. Estas uvas son depositadas en piletas de hormigón donde, con placas de intercambio calórico de acero inoxidable y se les baja la temperatura “de campo”. “La cosecha del Malbec es del 10 y el 25 de marzo, época aún calurosa”, señala el enólogo.

Una vez en las piletas, se comienza con el proceso de maceración, donde se le realizan 3 “remontajes” diarios. Las uvas comienzan a fermentar de forma espontánea con sus levaduras nativas. Se controla la temperatura, la cual se mantiene entre los 24-28° C. El proceso de maceración se prolonga por 24 a 28 días hasta que se descuba, es decir, se separa el vino gota de los orujos. Luego sigue otro proceso de fermentación llamado fermentación maloláctica, la cual puede durar desde algunos días hasta más de un mes, ya que también, se produce de forma espontánea.

Una vez terminado este proceso, el 50% de estos vinos -la línea Viñalba Reserve Patagonia- hacen una crianza de 6 a 8 meses en barricas de roble francés. Después de este período, se realizan los cortes, o sea la mezcla de los vinos con roble, con los que no estuvieron en contacto con madera, se clarifican y se estabilizan para ser fraccionados.

La bodega

La bodega Infinitus es la única sucursal en la Patagonia y pertenece a la empresa de Bodegas FABRE S.A., la cual pertenece al grupo Fabre Montmayou, Bodega Phebus y Bodega Viñalba, todas de Mendoza. El empresario francés Herve Fabre adquirió la primera bodega en Vistalba- Luján de Cuyo (Mendoza). A los pocos años -atraído por las características del suelo y el clima de nuestra zona-, adquiere una bodega en Roca: La Sarita. Con esta compra también adquiere 50 hectáreas de viñedos añosos ubicados en Allen donde, actualmente, se producen uvas de alta calidad de variedades Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah, Semillón, Trousseau y Torrontés Riojano. Los viñedos superan los 50 años.
FUENTE DIARIO RIO NEGRO

Compartilo: