Knorr abrió las puertas de su Cocina

Knorr abrió las puertas de su cocina para mostrar cómo se cultivan y deshidratan sus vegetales en Mendoza.

 

Bajo la premisa de inspirar a más personas a comer mejor, Knorr abre su cocina para contar el origen de sus vegetales, cuidadosamente deshidratados en su planta de Mendoza. Allí se promueven diferentes prácticas de la agricultura regenerativa y se lleva a cabo un proceso de deshidratación para garantizar que la calidad de los vegetales permanezca intacta hasta llegar a las mesas de los argentinos, listos para elaborar platos deliciosos todo el año. La marca trabaja junto al INTA para lograr desarrollos tecnológicos de cultivos que cuidan el medio ambiente y la comunidad.

El propósito de la marca es sumar nuevas propuestas en la mesa de los argentinos y colaborar en una alimentación variada, fácil y deliciosa. Para lograrlo, trabaja en una serie de iniciativas que involucran tanto la evolución del portafolio de productos, como el cuidado de los ingredientes desde el origen.

Knorr está trabajando continuamente en la mejora de sus recetas, incorporando nuevos y más variados ingredientes; y este año además lanzó nuevas propuestas con ingredientes 100% naturales: Salsa de tomate deshidratada, Mix de Hierbas y Especias y Vegetales deshidratados- (zanahoria, morrón, espinaca y cebolla).

Todos los productos de Knorr tienen algo en común: son deshidratados y no tienen conservantes. Esto es posible gracias a la planta Mendoza donde se cultivan, cosechan y deshidratan sus vegetales, cuidándolos desde el origen. La planta de Mendoza es la única deshidratadora de Unilever en el mundo y la más grande de Argentina. Está conectada con 23 fincas de las provincias de Mendoza, San Juan y Córdoba, generando empleo entre el campo y la fábrica, para más de 400 familias de la zona durante todo el año. Aquí se trabaja con agricultores locales a quienes se capacita de forma permanente, promoviendo así además el desarrollo de la comunidad.

«Los vegetales están en el corazón de todo lo que hacemos, son cultivados y cosechados por agricultores locales, pasan por la planta en Mendoza donde son cuidadosamente deshidratados para que podamos preparar comidas ricas y fáciles, todo el año. Queremos inspirar a más personas a comer mejor, a incorporar más variedad y cantidad de vegetales, promoviendo una alimentación más consciente y saludable».» destaca Ana Hernández Hermida – Brand Manager Knorr Argentina.

 

La calidad de todos los productos Knorr permanece intacta gracias a su proceso de deshidratación, el cual consiste en introducir los vegetales en hornos de secado, donde recibe aire caliente y se logra disminuir el porcentaje de humedad hasta un 6 y un 8%. Se trata de siete hornos semi continuos que hay en la planta y trabajan con 10 bandejas, donde circula aire caliente por su interior, provocando evaporación y reducción del líquido. Los vegetales permanecen en estos hornos aproximadamente cuatro horas y hacia el final del proceso se realiza el último ajuste para que lleguen a una humedad de entre el 4 y 5%. Con estándares de excelencia en calidad, el circuito de deshidratación permite conservar los nutrientes necesarios como también preservar el sabor de los vegetales. En Mendoza se deshidratan: zanahoria, zapallo, espinaca, albahaca, repollo, puerro, tomate, ajo, papas, pimiento rojo, cebolla y batatas, con los que se elaboran sus productos. Una vez almacenados, los vegetales son pesados, controlados, y de forma manual se seleccionan y separan. El trabajo de la planta de Mendoza se inicia con los productores, con los que trabaja a la par para obtener los mejores ingredientes, cultivados con fuerte conciencia y responsabilidad desde el origen. Por esto, está evolucionando de la agricultura sustentable a la agricultura regenerativa, basada en principios y prácticas agrícolas que generan impactos positivos en la salud del suelo, la biodiversidad, la calidad del agua, la resiliencia climática y la rentabilidad agrícola.

«Buscamos constantemente agregar valor desde el origen, fomentando una producción inteligente y responsable desde lo ambiental, social y económico. La evolución hacia la agricultura regenerativa es un reflejo de la forma en la que concebimos la manera de producir en Unilever, con un impacto positivo para el ecosistema local, preservando la fauna y flora, así como también generando un diferencial para las personas que viven en el lugar, impulsando el desarrollo humano y económico de cada región» agrega Hernán Sperber, Director División Nutrition de Unilever River Plate.

 

También se promueve una política de residuos y uso de energía sustentable donde gran parte de los productos son despachados sin pasar por el centro de distribución. De esta forma, en el proceso se reduce el equivalente a 19 camiones mensuales: 15 toneladas de CO2.

En este desarrollo, desde hace tiempo la compañía realiza un trabajo colaborativo junto al INTA fomentando la adopción de nuevas tecnologías, agricultura regenerativa y programas de apoyo a los pequeños productores de la zona.

Claudio Galmarini –especialista en mejoramiento genético de hortalizas del INTA– destacó la articulación con Unilever: «A lo largo de casi 30 años construimos un vínculo muy sólido que permitió concretar logros en materia de mejoramiento genético en zapallo, cebolla y zanahoria destacadas por su calidad, rendimientos y uso eficiente de los recursos». Y comentó: «Con orgullo, podemos afirmar que, en muchos caldos y sopas que se consumen en la Argentina y en otros lugares del mundo, está presente la genética nacional».

«Este proceso demuestra cómo concebimos en Unilever la sustentabilidad: un activo que atraviesa todo nuestro ADN productivo y está presente en toda la cadena de valor. El enorme potencial agrícola de la Argentina nos permitió innovar a través de un modelo económicamente rentable, ambientalmente sostenible y socialmente inclusivo» agrega María Bulla, Gerente de Responsabilidad Corporativa e Impacto Social Unilever Argentina.

Compartilo: