En las Sierras, Tren y Vino para el Pueblo Argentino

La comuna de Tornquist apuntala una propuesta turística que ya dejó de estar a la sombra de otros destinos con más “chapa”. Cinco localidades con diferentes idiosincrasias y opciones, siempre en contacto con la naturaleza.
En las sierras, tren y vino para el pueblo argentino

La comuna de Tornquist apuntala una propuesta turística que ya dejó de estar a la sombra de otros destinos con más “chapa”. Cinco localidades con diferentes idiosincrasias y opciones, siempre en contacto con la naturaleza.
El director de Turismo, Martín Olhaberry, detalló que “Tornquist es la cabecera de partido, con una vida vinculada a la agroindustria y una fábrica papelera como principal actividad. Es la sede administrativa, con sus calles de asfalto y una ordenada vida de ciudad”, en tanto que “unida por Ruta 76, en la otra punta, tenemos a Saldungaray, a unos 60 kilómetros”.

“Esta localidad suburbana está vinculada al campo, la mayoría de la población tiene que ver con lo agrario, particularmente con la actividad ganadera. El arquitecto e ingeniero civil Francisco Salamone dejó huella con sus obras, realizadas en ese momento en el medio de la nada, como la ‘ruleta’ que constituye el portal del Cementerio o el Matadero”, añadió el funcionario en diálogo con ANDigital, al tiempo que también mencionó la importancia del “tradicionalismo folklórico”, cuyo epicentro se da en el histórico Fortín Pavón, sede de todas las actividades telúricas.
Y prosigue: “a 10 kilómetros tenemos Sierra de la Ventana, lo más conocido, aunque la sierra propiamente dicha está dentro del Parque Provincial, al igual que el Cerro Tres Picos (el más alto de la Provincia). Todo el desarrollo comercial tuvo avances por el tren. Es nuestra segunda cabecera, la niña bonita”.

“Todos los servicios están vinculados al turismo, lo cual motorizó una transformación en estos últimos 10 años, con nuevos visitantes y muchos que se radicaron aquí y le dieron este perfil mediante el cual venimos creciendo sostenidamente”, analizó Olhaberry, para luego mencionar que “a 18 kilómetros está Villa Ventana, la perla de la provincia de Buenos Aires, un corazón que limita dos ríos y el fondo de la sierra, lo más parecido a la Patagonia, a Villa La Angostura puntualmente, pero otro clima, proclive a disfrutar todo el año”.
En torno a la venidera temporada estival, y la lógica demanda de “chapuzones”, el director sostuvo que “nuestros espejos de agua bajan durante el verano por la evaporación, eso hace que no tengamos lugares de agua, pero estamos a 125 kilómetros de Monte Hermoso. En verano, ellos ocupan al máximo su capacidad, por lo que logramos que se alojen en la comarca, disfruten la playa y vuelven aquí por otras actividades”.

Y el último desarrollo es San Andrés de la Sierra -ruta mediante- frente a La Gruta. “Una de las mejores vistas al corredor de las sierras. Mucha gente de paseo ve el lugar y se enamora, lo que llevó a que hoy haya un alto nivel de construcción y venta de lotes”.

Compartilo: